Biofeedback

Conocimientos básicos

En el biofeedback se entrena a los pacientes a detectar con ayuda de equipos tecnológicos, señales corporales para así poder influir en ellas y modificarlas.

Las situaciones de ansiedad, estrés y dolor son sólo algunos ejemplos de condiciones de vida / condiciones vitales, que afectan a nuestros procesos corporales.

Las consecuencias físicas que resultan del estrés (como ejemplo, la tensión muscular, la sintomatología cardíaca, las alteraciones circulatorias; ) generalmente ocurren sin que las personas afectadas sean conscientes de estos cambios.

Estos cambios sin embargo pueden ser registrados mediante herramientas técnicas, de forma que mediante sonidos de menor o mayor intensidad o de forma visual en una pantalla la persona pueda recibir información / retroalimentación de estos cambios registrados.

El tratamiento de biofeedback busca una percepción selectiva de estos procesos y en consecuencia aprender a influir en aquellos procesos fisiológicos que subyacen al mantenimiento de enfermedades físicas, mentales y psicosomáticas importantes.

Esto se ilustra con el ejemplo de la presión arterial. Las personas apenas son capaces de percibir y evaluar / estimar conscientemente su nivel de presión arterial.

Sin embargo para las personas con hipertensión es importante / útil poder reducir su presión arterial  o  prevenir picos de presión arterial.

El biofeedback permite visualizar en una pantalla su presión arterial; la presión medida y su magnitud se visualiza continuamente en la pantalla para que la persona pueda reconocer si la presión arterial está en aumento o disminución.

Esto es un proceso de entrenamiento en el que se pueden aprender p.ej. mediante técnicas de relajación, a disminuir la presión arterial. La persona con presión arterial alta tiene una retroalimentación directa, acerca de qué estrategias psicológicas / de relajación son más eficaces para reducir la propia tensión arterial.

Uno de los hallazgos más sorprendentes en la investigación con biofeedback es que los procesos fisiológicos autónomos pueden ser modificados mediante aprendizaje / entrenamiento. La sudoración, el pulso, la presión arterial, el diámetro de la arteria, e incluso las ondas cerebrales son sólo algunos ejemplos de procesos fisiológicos que pueden ser influenciados / modificados / condicionados mediante biofeedback.  Esto ha sido probado en numerosos estudios científicos.

Por lo tanto se nos abren posibilidades fascinantes: modificar mediante biofeedback aquellos procesos fisiológicos relevante para enfermedades concretas mientras las restantes funciones corporales no se ven afectadas.

En contraste con los medicamentos que afectan a todas las funciones corporales, no solamente a aquellas que son relevantes para la enfermedad a tratar.

El biofeedback puede ser utilizado como una intervención específica sin efectos secundarios conocidos.

Aplicaciones habituales de Biofeedback

  • Clarificación de la relación entre los procesos psicológicos y fisiológicos de estrés
  • Estrés, tensión, afrontamiento del estrés
  • Control de dolor crónico (dolor de cabeza, dolor de espalda, fibromialgia y otros )
  • Hipertensión, trastornos de la circulación sanguínea
  • Sintomatología y quejas somáticas como p.ej. zumbido de oídos, cólon irritable, Trastornos Somatoformes y otros
  • Alteración del sueño, disfunciones sexuales
  •  Incontinencia urinaria y fecal,
  • Constipación
  • Hiperactividad, trastorno por déficit de atención
  • Trastornos epilépticos
  • Trastornos de ansiedad
  • Depresión
  • Estrés postraumático
  • Prevención de enfermedades crónicas

¿Qué se puede tratar de forma exitosa mediante biofeedback?

La retroalimentación biológica proporciona opciones de tratamiento específicas para diferentes cuadros de enfermedad.  Entre ellos se incluyen:

  • Cuadros de estrés en general
  • Dolor de espalda crónico
  • Dolores de cabeza
  • Migraña
  • Afectaciones que cursan con tensión muscular en la cara (p. ej. bruxismo)
  • Hipertensión esencial (presión alta)
  • Incontinencia urinaria y fecal
  • Estreñimiento (obstrucción)
  • Trastornos neuromuscular (por ejemplo, calambre del escritor, tortícolis spasmodicus, tartamudeo, etcétera.
  • Trastorno por déficit de atención
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Epilepsia
  • Fibromialgia
  • Síndrome de fatiga crónica

Además de estas aplicaciones en las que ya se está trabajando con biorretroalimentación existen numerosas evidencias de otras aplicaciones. En definitiva, la oportunidad de medir los procesos fisiológicos / corporales mediante  biofeedback abre la posibilidad de influir sobre ellos / modificarlos.

Aplicaciones / Derivaciones

En cuanto a los equipos se pueden dividir las posibilidades de tratamiento mediante Biofeedback en dos grandes áreas:

  • Equipos portátiles de biofeedback: estos incluyen equipos de EMG, dispositivos EDA y otros dispositivos de bio-feedback que pueden prestarse a los pacientes tras un entrenamiento previo para que puedan realizar entrenamiento de relajación por ejemplo en situaciones de estrés o por la noche antes de dormir. Este campo de indicación también incluye el entrenador de incontinencia, que permite a los pacientes el entrenamiento específico de ejercicios de suelo pélvico fuera de las sesiones terapéuticas.
  • Práctica médica o terapéutica mediante equipos multicanal: Mediante programas de ordenador, es posible grabar al mismo tiempo varias señales del cuerpo y representar las por ejemplo a través de una pantalla de ordenador. Incluso es posible demostrar  la interacción de varios procesos, de identificar en qué áreas del cuerpo son específicas y si los patrones de respuesta fisiológica están alterados. La calidad de este trabajo multicanal en la actualidad es tan satisfactoria que pueden ser utilizados también para la investigación psicofisiológica. Los procesos fisiológicos que se pueden trabajar son:

    • Conductancia de la piel
    • Cefaleas tensionales
    • Medir la temperatura de la piel (ej. Para Enfermedad de Raynaud)
    • Diámetro de la arteria temporal (para el tratamiento de la migraña)
    • Profundidad y frecuencia respiratoria / registros de respiración (por ejemplo en casos de hiperventilación, asma bronquial, trastornos de pánico, dolor)
    • La presión arterial (para el tratamiento de la hipertensión esencial)
    • Pulso en el dedo (como una medida de la circulación periférica)
    • Tasa de variabilidad cardíaca (durante taquicardia o trastorno de pánico)
    • Medición de esfínter anal (p.ej. en caso de estreñimiento enfermedad inflamatoria intestinal, incontinencia intestinal)
    • Etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies